Al menos 19 muertos y 45 heridos es el resultado de un ataque con cuchillo en una residencia donde se encontraban personas con discapacidad.


La Policía recibió una llamada del personal cuando ocurrió el ataque, tras lo cual rodeó el lugar de los hechos.

Unos 30 minutos después del ataque, el joven se entregó a los agentes en la comisaría de Sagamihara. «Lo hice», declaró el hombre, admitiendo los cargos por asesinato.

Hasta el momento se desconocen los motivos de este terrible hecho.