Como parte de una redada nacional, más de 100 médicos, enfermeras y empleados administrativos de salud en Miami, Broward y Palm Beach fueron detenidos por robar al Medicare.


Un total de 600 arrestados, que podrían haber afectado a la red federal con más de 2.000 millones de dólares se registra, arrojó la redada.

Según la fiscalía con sede en Miami, la operación de arrestos ha sido la más grande de la historia del Medicare, “contra quienes roban a la red de salud” de EEUU, recoge Diario Las Américas.

El reporte inicial de la Fiscalía indicaba que el saldo del robo efectuado en el sur de Florida asciende a 337 millones de dólares, es decir un 20% del monto sustraído a nivel nacional.

El fiscal federal Benjamin G. Greenberg expresó: “esto demuestra que tenemos un problema muy serio aquí en el sur de la Florida”.


El diario de Miami señala que muchos de estos robos tuvieron lugar en casas que acogen a adictos de sustancias o alcohol, en Delray Beach fueron aprendidos dos empleados y un propietario por “reclutar supuestos pacientes y cobrar al Gobierno por medio de facturas”.

Un agente especial al frente del operativo dijo que el sur de la Florida “juega un papel muy importante en la batalla contra el robo al Medicare”, y que hay que analizar profundamente “la causa que hace esta parte del país tan propensa al fraude”.

Ratificando que este tipo de estafas afecta a todos los contribuyentes, no sólo al Gobierno; hace dos años atrás en Miami se reportó el robo más grande de la historia del Medicare.

(Con información de Diario Las Américas)