Marco Rubio recuerda la historia de su familia en Cuba, en sesión del Congreso de los EEUU/Imagen tomada de YouTube

En audiencia en el Congreso de los Estados Unidos, ayer en la noche, luego de que los legisladores decidieran reanudar la sesión para certificar a Joe Biden, como presidente electo del país, el senador cubanoamericano Marco Rubio recordó parte de la historia de su familia en la Isla caribeña.


El republicano habló de su abuelo, quien nació en Cuba en 1899, a propósito expresó:

«A él le gustaba mucho la historia. Nació mientras Cuba era un protectorado de Estados Unidos, tres años después obtuvo la independencia y se convirtió en una república. Durante sus primeros 60 años vio en su país una insurrección armada después de unas elecciones impugnadas, múltiples presidentes huyendo al exilio, dos golpes militares y la subida al poder de un dictador militar», contó haciendo referencia al dictador cubano Fulgencio Batista.

«Toda mi vida he vivido y he estado cerca de gente que vino a América porque sus países eran caóticos e inseguros. Lo que vi hoy, lo que hemos visto hoy, se parece más a esos países que a la extraordinaria nación de que estoy orgulloso de llamar casa», precisó.

«Hace pocas horas una joven mujer murió en este Capitolio, eso significa que en algún lugar de este país alguien recibió una llamada telefónica que le dijeron: ‘Su hija murió. Su hija, que estaba en una manifestación política, murió’. Murió en este Capitolio, no muy lejos de donde estamos sentados ahora. Creo que es importante pensar en esas cosas en una noche como esta en la que han pasado tantas cosas», añadió.


El político cubanoamericano dijo además que objetar los resultados de las elecciones es una «terrible idea en este momento».

Al tiempo que indicara China, Rusia e Irán estarían celebrando los sucesos violentos que tuvieron lugar en EEUU ayer, y presentándolos como el fin de la democracia.

«Creo que la política nos ha vuelto locos. Todo el mundo en este país ha perdido la cabeza, y hemos olvidado que América no es un gobierno, América no es un presidente, América no es un Congreso; América es tu familia, tu fe, tu comunidad. Eso es América», sostuvo.

La jornada violenta ayer en el Capitolio de Washington D.C. dejó un saldo de cuatro fallecidos y 14 heridos.