El senador Marco Rubio dijo que no creía que el Gobierno cubano no supiera nada sobre los «ataques acústicos» que sufrieron 21 diplomáticos norteamericanos que cumplían funciones consulares en la Isla, reporta Diario de Cuba.


En una entrevista concedida al programa de televisión Face The Nation, Rubio aseguró que la sociedad cubana es «una de las más fuertemente controladas y monitoreadas del mundo».

Consultado sobre si existe alguna prueba de que el Gobierno cubano estuviera detrás de los ataques, Rubio dijo:

«Cualquiera que haya interactuado con Cuba, estado en Cuba o tenido algo que ver con Cuba, entiende que muy pocas cosas suceden en La Habana que el Gobierno no sepa, especialmente [lo relacionado con] los estadounidenses que trabajan para el Departamento de Estado».

«Por tanto, la idea de que más de 20 estadounidenses que trabajan para el Departamento de Estado, que trabajan para la Embajada de Estados Unidos, sean severamente dañados en Cuba y el Gobierno de Cuba no sepa nada sobre eso es ridícula», aseveró.

Sobre la reducción del personal que trabaja en la embajada de Estados Unidos en Cuba, Rubio aseguró estar de acuerdo.


«Solo pienso que es justo y recíproco para nosotros pedir una reducción proporcional de la embajada cubana y de la presencia de diplomáticos cubanos en Estados Unidos», puntualizó.