El senador cubanoamericano Marco Rubio advirtió que los piratas informáticos de 2016 estaban “investigando” las vulnerabilidades del sistema y espera que regresen este año con otro intento de poner las elecciones de Estados Unidos en “duda”, afirmó el republicano de Florida en una nueva ronda de preguntas sobre el intento ruso de infiltrarse en los sistemas de votación del estado del sol, y en otros 20 estados más.


“No estoy satisfecho con lo que están haciendo, comenzando en el nivel federal hasta el nivel estatal”, dijo Rubio a los periodistas el martes en Tallahassee, en el segundo día de un recorrido de dos semanas por el estado durante el Senado.

El político de origen cubano explicó que la amenaza “no es necesariamente que van a irrumpir en las urnas y cambiar el resultado de una elección. La amenaza es mucho más nefasta que eso”, aseguró.

Rubio, un miembro del Comité de Inteligencia del Senado, que ha celebrado varias audiencias sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016, dijo que los funcionarios estatales y locales tienen un nivel peligroso de “exceso de confianza” en sus sistemas. Más recursos, coordinación y redundancia en la tabulación de votos e informes son necesarios pronto, advirtió el senador.

Además sugirió que los piratas informáticos rusos podrían entrar en los sistemas de registro de votantes en condados clave en Florida y cambiar la base de datos: “eliminar personas, cambiar su dirección, lo que sea”. Hackear listas de registro de votantes puede retrasar o evitar que las personas voten y, sugirió, podrían alterar el “sistema de informe no oficial” en la noche de las elecciones, creando dudas en los resultados.


“Todos están en ese sitio web mirando los resultados, y los resultados muestran que el Candidato A está ganando por un margen saludable, pero luego salen los resultados oficiales y es todo lo contrario”, ejemplificó.

“Va a haber un caos masivo. Va a haber enojo. El lado perdedor va a argumentar que fue una elección amañada. ¿Cómo pudimos haber ganado y, de repente, los resultados salen y ya no estamos?”, comentó.

Al poner en duda las elecciones en un “país ya polarizado”, se plantarían las semillas de los disturbios y Rusia habría creado el caos que buscaba, señaló el cubanoamericano.

La respuesta, dijo Rubio, es “reconocer cuál es la amenaza, crear mecanismos para prevenir la intrusión, crear mecanismos para informar al público cuando se produzcan esas intrusiones y redundancias en la forma en que contamos los votos y la forma en que anunciamos los resultados”, apuntó.

Rubio y otros senadores del Comité de Inteligencia del Senado criticaron recientemente a los secretarios actuales y anteriores de Seguridad Nacional por no enviar señales de advertencia más fuertes al público estadounidense sobre las pasadas intrusiones rusas en los sistemas electorales estatales y por la falta de urgencia para proteger los comicios este año.

(Con información de Miami Herald)