Jueza cubana explica que cuando ha aplicado la pena de muerte «ha sido en defensa de los intereses de la sociedad» (Imagen tomada de Escambray)

La jueza y presidenta de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial de Sancti Spíritus, Carmen Rosa Rojas Álvarez, ha confesado recientemente que la pena de muerte es una medida excepcional, y que cuando la ha aplicado «ha sido en defensa de los intereses de la sociedad por la gravedad de los actos cometidos», informa CubaNet citando al portal de noticias Cibercuba.


La jueza que lleva 38 años en la administración de justicia, reveló hace poco en una entrevista con el diario estatal Escambray, que ha intentado siempre dar a cada individuo justamente lo que le correspondía.

«No considero que me haya excedido en las condenas; el sancionado siempre piensa que esta pudo ser menor. Tengo mi conciencia tranquila», aseguró Rojas Álvarez.

Según la magistrada, hace su vida normal, y nunca en la provincia ni ella ni ningún otro juez ha sido amenazado por su trabajo.

De igual modo afirma nunca han intentado sobornarla, «un juez no puede aceptar ni un lapicero», añadió Carmen Rosa, quien por su fama de severa ha sido comparada con la expresidenta británica Margaret Thatcher, a quien denominaban la Dama de Hierro, por la misma causa.

La funcionaria precisó que los delitos que más le disgustan son sin lugar a dudas, las violaciones o casos de corrupción de menores al respecto explicó «esos hechos nunca quisiera procesarlos; laceran mucho, porque son contra seres indefensos, contra niños».


«Recuerdo uno de delito lascivo que sí me marcó mucho. Nos quedamos desarmados, sin pruebas. Para mi yo interno, el hombre era culpable; pero no teníamos todos los elementos para probarlo», contó.

De acuerdo a Rojas Álvarez la duda es algo que siempre favorece al recluso, y suele ser «mejor absolver a un delincuente que sancionar a un inocente».