El miércoles 2 de octubre, al cumplirse una semana de la sanción impuesta por la administración de Donald Trump a Raúl Castro y a sus hijos por su respaldo al régimen chavista, el dictador venezolano Nicolás Maduro hizo un llamado a fortalecer la cooperación militar y de inteligencia con Cuba, en lo que pareció ser un desafío a EEUU, informa Martí Noticias.


«Continuamos la cooperación militar con Cuba y a nivel de inteligencia para fortalecer la capacidad de defensa integral de Venezuela, de Cuba y del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América», expresó el gobernante, en un acto de despedida del embajador cubano en Venezuela, Rogelio Polanco, quien ha estado diez años en la sede diplomática de Caracas.

«Claro que tenemos derecho, ¿o es que no tenemos derecho a defendernos?», sostuvo.

Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves y San Vicente y las Granadinas, son otros de los países que como Cuba y Venezuela forman parte del ALBA. Haití participa en el rol de nación observadora.

El autócrata adelantó que su gobierno continuará enviando petróleo a La Habana, a cambio de servicios de maestros y profesionales de la salud cubanos.


Por su parte, el ex embajador Polanco en el acto en el que fue condecorado, aseveró que «Cuba no traicionará jamás ni a sus principios, ni a Venezuela».

Al tiempo que el lunes pasado, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel se reunió con Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Maduro, en La Habana para intercambiar sobre los compromisos bilaterales «en materia de cooperación entre Cuba y Venezuela», recogió el diario oficialista Granma.