Este lunes inició el juicio en Malasia a las dos mujeres culpadas de asesinar a Kim Jong-nam, hermano mayor del dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Las acusadas aparecieron bajo severas medidas de seguridad, esposadas y protegidas con chalecos antibalas al tribunal en la ciudad de Shah Alam.

Ambas negaron ser culpables cuando se les cuestionó estar implicadas en el asesinato.

Las dos mujeres aseguran que no se conocían entre sí antes del asalto mortal cometido el pasado 13 de febrero contra Kim Jong-nam en el aeropuerto de Kuala Lumpur.


En el suceso las acusadas se aproximaron a Kim Jong-nam cuando estaba imprimiendo su pase de abordar y le frotaron en el rostro un paño impregnado por el agente nervioso VX, evaluado por Naciones Unidas como un arma de destrucción masiva.

En cuestión de segundos las mujeres emprendieron la huida, después de perpetrar un ataque muy bien coordinado que las cámaras de seguridad del aeropuerto lograron captar.

Días más tarde la vietnamita fue detenida en la terminal aérea, y la indonesia fue arrestada en un hotel de la capital.

En aquel entonces, ambas atestiguaron ante las autoridades que fueron contratadas por un grupo de hombres, presuntos agentes norcoreanos, para aparecer en un programa de bromas y que creían que la sustancia era aceite de bebés.

Los abogados de Gooi Soon Seng —de la indonesia— y Hisyam Teh —de la vietnamita— alegaron que las acusadas desconocían que estaban cometiendo un asesinato y fueron utilizadas por los individuos que las contrataron, quienes tramaron todo y partieron hacia Corea del Norte una vez el plan fue consumado.

(Con información de Diario de Cuba)