Las cubanas no quieren participar en política, aunque dicen estar interesadas en ella, según sondeo (Imagen tomada de Martí Noticias)

La encuestadora independiente CubaData, publicó los resultados de un sondeo, el mismo arrojó que ocho de cada diez mujeres cubanas dicen tener un «alto interés» por la política, pero solo una de cada 10 manifiesta «una intención permanente por participar», reporta Diario de Cuba.


El profesor Arístides A. Vara-Horna, de la Universidad de San Martín de Porres (Lima, Perú) reveló que para concebir la encuesta se preguntaron «si la violencia política y las normas tradicionales de género tienen un papel significativo en la intención de las mujeres cubanas de participar en política».

Vara-Horna es autor de un informe titulado Participación política de las mujeres en Cuba: Normas de género, representación y violencia política en el imaginario social de las mujeres de 18 a 65 años (2019).

Según el académico «en un país que pregona igualdad de oportunidades para hombres y mujeres y con alta representación de las mujeres en la política, es de esperar altos porcentajes de intención de participación política de las mujeres».

En cambio los resultados fueron sorpresivos para el analista español que vio que 4 de cada diez mujeres piensan que participar en política es un acto violento.


Este es «un grupo hasta ahora invisibilizado por las encuestas tradicionales y cuya presencia contradice el imaginario hegemónico», añadió.

El profesor advierte que «en escenarios donde la mujer ve más violencia contra las mujeres en política, donde percibe menos igualdad de oportunidades de participación y se siente menos representada, tendrá menor intención de participar en política».

Aunque el país comunista es el segundo con mayor cantidad de mujeres en la Asamblea Nacional del Poder Popular (53.2%), el verdadero papel de las mujeres en toma de decisiones políticas ha estado en tela de juicio por numerosas voces críticas dentro y fuera de Cuba.

Vara-Horna dijo que «aunque parece que en Cuba esta meta [de la inclusión de las mujeres en la vida política] está lograda con la mitad del Parlamento ocupada por mujeres», la realidad es que como ocurre en otros países dictatoriales «es muy cuestionable el cómo se logra esta participación y el poder real que puedan ejercer».

En otro apartado, entre las cubanas parece persistir el sesgo machista, ya que cuatro de cada diez mujeres en la Isla creen que la participación política trae un alto coste de género, la opinión generalizada es que «la mujer no debe descuidar sus responsabilidades domésticas por dedicarse a la política».

El informe revela también que en Cuba «no existe una ley especial de violencia de género, lo que hace muy difícil promover la prevención, reconocer la violencia, registrarla o atenderla», de manera que se mantienen presentes «altos niveles de acoso sexual callejero» y «violencia doméstica».

CubaData encuestó a 1.222 mujeres de entre 18 y 65 años entre el 28 de abril y el 12 de mayo de 2019. ¿Cómo lo hizo? A través de aplicaciones para telefonía celular y mensajes de texto.