Desde 2016, Florida ha tenido más de 1.500 casos del virus Zika, encontrados localmente y relacionados con viajes, aunque han disminuido considerablemente en los últimos años.

Es necesario advertir entonces, que la temporada de mosquitos ha llegado oficialmente al estado del sol, aunque algunos dirán que nunca se fue.

Según nuevos estudios que muestran que las altas temperaturas provocadas por el cambio climático ya están aumentando la temporada de alcance y picadura de muchos mosquitos, incluido el Aedes aegypti, los portadores infames de virus como el dengue y el Zika, que golpearon Miami, lo suficientemente duro en 2016 para asustar a muchos turistas.

Los investigadores creen que enfermedades transmitidas por mosquitos y se habían eliminado en gran medida, podrían regresar. La fiebre amarilla encabeza esa lista.


En EEUU, las enfermedades de insectos como mosquitos, garrapatas y pulgas ya se han triplicado desde 2004 hasta 2016, de acuerdo a un informe publicado el martes por los Centros para el Control de Enfermedades. En ese momento, nueve gérmenes nuevos diseminados por mosquitos y garrapatas se encontraron o se introdujeron en el país. El informe observó una “tendencia acelerada de enfermedades transmitidas por mosquitos introducidas desde otras partes del mundo”.

Esa tendencia se sentirá más agudamente en el sur de la Florida, donde los expertos dicen que el clima cálido y húmedo de la región, así como su reputación como centro internacional de viajes, lo convierten en el lugar perfecto para que florezcan los virus transmitidos por mosquitos.

La mayoría de los viajeros a la Ciudad Mágica provienen de países de América del Sur y el Caribe donde prevalecen las enfermedades transmitidas por los insectos.

El dengue, el zika y la chikungunya no son inusuales en el sur de la Florida, pero un nuevo estudio sugiere que el cambio climático y un aumento en los viajes internacionales podrían revivir las largas y latentes amenazas.

(Con información de Miami Herald)