“Una buena comunicación y cooperación, por medio del intercambio de información entre las fuerzas del orden en los países de origen y destino, son clave para el enjuiciamiento de transnacionales depredadores sexuales de niños que de otra manera pueden escapar a través de las grietas jurisdiccionales y seguir utilizando los viajes y el turismo para acceder y explotar sexualmente a los niños”, detalla el comunicado de la Real Policía Montada Canadiense (RCMP) en referencia al acuerdo firmado el miércoles por autoridades de Cuba y Canadá para combatir el tráfico sexual de mujeres y menores.

Ambos países han colaborado de manera estrecha en las investigaciones, pero el nuevo convenio busca formalizar sus respectivas funciones y responsabilidades para proteger a niños y mujeres de abusos sexuales, y de la trata.

Con el acuerdo La Habana y Ottawa piensan facilitar el flujo de información en investigaciones de crímenes sexuales contra infantes.

Asimismo el MININT trabajará en conjunto con RCMP para capacitar y educar a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para prevenir y combatir delitos sexuales contra menores de edad.

En 2013 se llevó a cabo una investigación sobre el turismo sexual infantil en la Isla, conducido por el diario canadiense Toronto Star y el diario de Miami El Nuevo Herald, la misma encontró que por sólo 30 dólares la noche los extranjeros podían tener relaciones sexuales con niñas; el estudio arrojó que familias que viven en la miseria en Cuba lanzan a sus hijas a la prostitución.


Por último salió a la luz que los canadienses figuran entre los clientes que más se aprovechan del comercio sexual infantil cubano.

(Con información de Martí Noticias)