Wall Street Nueva York. Foto: Pixabay

La economía estadounidense creció a una tasa anualizada de 1.9% en el tercer trimestre, anunció el Departamento de Comercio el miércoles, lo que denota la economía se está desacelerando, aunque sigue siendo relativamente fuerte, informó Local 10 News.


Esta es la lectura preliminar del producto interno bruto de EEUU, la medida más amplia de la economía estadounidense. El Departamento de Comercio actualizará su estimación dos veces más.

El tercer trimestre ha marcado la primera vez desde el último trimestre de 2018 en el que la economía estadounidense ha crecido a un ritmo inferior al 2%.

El creciente gasto de los consumidores y el gobierno han ayudado a la economía, pero el ritmo de crecimiento se desaceleró.

Los estadounidenses gastaron menos en automóviles, continuando una tendencia que ha estado en curso durante un año.


Asimismo las personas han gastado menos en ropa y calzado. Hay que recordar que la administración Trump golpeó algunas importaciones chinas de ropa y zapatos con aranceles durante el verano.

No obstante, el informe superó las expectativas de los analistas. Los economistas encuestados por Refinitiv esperaban que el crecimiento fuera tan lento como 1.6%, pero creció por encima de los pronósticos.

Tanto el informe del PIB como el informe de nóminas privadas de ADP excedieron las expectativas de los inversores antes de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal a las 2 pm ET del miércoles. Pero ninguno de los puntos de datos «podrá mover la aguja de la Reserva Federal», escribió Todd Schoenberger, analista de investigación senior de Wellington & Co. Schoenberger, quien está de acuerdo con la mayoría de los inversores, y espera que la Fed reduzca las tasas en otro cuarto de punto porcentual hoy.

Expertos han dicho que esperan que la economía continúe desacelerándose hasta finales de año y principios de 2020.

James Knightley, economista internacional jefe de ING, dijo que «la expansión actual de Estados Unidos es la más larga de la historia y, si bien vemos que continuará hasta 2020, los riesgos de al menos un cuarto de crecimiento negativo están aumentando».

Pero pese a ello, la economía estadounidense continúa superando a sus pares, como Alemania y Japón.