El joven lanzador de la Isla de la Juventud, Héctor Mendoza, llegó a un acuerdo con los Cardenales de San Luis por poco menos del millón de dólares, una cifra que se esperaba fuera superior, reporta El Nuevo Herald.

El pelotero, abandonó la selección de su país durante un viaje de regreso de Japón a La Habana a inicios de octubre del años pasado, y tras dos temporadas jugando con la selección nipona.

En el 2014 el joven firmó con los Gigantes de Yomiuri, pero se vio confinado al sistema de granja en muchas ocasiones, por lo que decidió arrimarse a Wasserman, una de las compañías más serias del mercado, para que lo asesorara en su carrera en las Grandes Ligas.