Joven cubano de 19 años podría pasar más de 15 años en prisión por manifestarse el 11J, él presenta depresión y pensamientos suicidas/Imagen tomada de redes sociales

Desgarradora la historia de otro joven cubano injustamente preso en una cárcel del régimen por manifestarse el pasado 11 de julio, Rafael Jesús Núñez Echenique de 19 años, presenta discapacidad intelectual, depresión severa y tiene pensamientos suicidas, pese a eso podría pasar 16 años en prisión. Su madre está desesperada porque en medio de este desolador panorama siente gran impotencia al no poder proteger a su hijo.


Rafael ha batallado con trastornos psiquiátricos y neurológicos toda su vida, desde niño el joven es atendido por estas especialidades médicas, ya que su familia notó que en la escuela primaria, Núñez Echenique no aprendía al mismo ritmo que los demás pequeños de su clase.

Su madre, Carmen (Carmita) Núñez, es muy unida a su hijo, ella ha sido como un padre para él también, ya que al enterarse de que estaba embarazada de un varón decidió tenerlo a pesar de ser una mujer soltera con una hija.

Ante la imposibilidad de poder defender a su hijo, Carmita está deprimida igual que él, apenas come y se pasa el día entero tirada en una cama, recoge un reportaje de la periodista Claudia Padrón Cueto para CubaNet.

«Me llamaron de la prisión para informarme que se quería quitar la vida y que le habían puesto otro preso para que lo vigilara», reveló Núñez al medio extranjero.

«Me paso las horas sentada, ida del mundo. Esto me ha afectado mucho, casi no como y he bajado de peso. En estos cuatro meses la vida me ha cambiado. Solo pienso en mi hijo, y con la impotencia de no poder hacer nada», agrega.


«Mi hermano salió a la calle el 11 de Julio como muchos jóvenes del barrio. Y tres días después se lo llevaron esposado. Estuvo una semana en la prisión Ivano en el Cotorro, donde fue golpeado brutalmente», confiesa Amarilys, la hermana de Rafael.

Según su progenitora, «el 11 o 12 de septiembre fue el abogado a verlo y le dijo que saldría en libertad, con buen tiempo, para 2030. Desde ese día mi hijo no se levanta de la cama, apenas come, no toma agua. No se baña».

«Me llamaron de la prisión para informarme que se quería quitar la vida y que le habían puesto otro preso para que lo vigilara», contó.

Luego de tocar varias puertas para conseguir un expediente clínico del joven, que diera cuenta de sus problemas psiquiátricos, y los medicamentos que ha tomado durante buena parte de su vida, la madre de Rafael logró entregar el documento al instructor de su caso en la cárcel, sin embargo las autoridades han hecho caso omiso.

Hay que mencionar que la doctora de la familia se negó a hacer la historia clínica, porque tuvo conocimiento de que Núñez Echenique estaba preso por manifestarse el 11J, y al parecer tuvo temor a represalias del régimen. Pero la madre del detenido pudo conseguirlo de manos de otro médico.

El joven está siendo acusado de sedición y desorden público, y pese a la discapacidad intelectual que padece, la cual le impide leer e interpretar, la Seguridad del Estado lo obligó a firmar un documento donde se culpa a sí mismo y a un vecino.