Una activista cubana de 20 años, Aracelis Fernández Pérez ha sido condenada a dos años de prisión bajo el supuesto delito de Peligrosidad Social Predelictiva por el Tribunal de Santa Clara.


La joven fue acusada por la fiscalía de prostitución, desde el pasado 21 de marzo Fernández Pérez permanecía arrestada en una unidad policial, según el presidente del Movimiento Opositor Juventud Despierta (MOJD), Yoel Bravo López: “varios oficiales de la Seguridad del Estado le habían propuesto que esta muchacha colaborase para, así, no llevarla a prisión, pero ella no aceptando esta doble moral quiso seguir en nuestra lucha”.

Aracelis es miembro del movimiento opositor, por lo que el régimen ha decidido tomar represalias contra ella, en vistas de que no colaboraba.

La activista animaba con oraciones la Campaña Todos Por Cuba Libre, lanzada recientemente por el Directorio Democrático Cubano (DDC).

El disidente aseguró que Aracelis “fue expulsada dos veces por el Padre Arturo, de la Iglesia Nuestra Señora del Buen Viaje, de la ciudad de Santa Clara”.


Luego de la detención arbitraria, la joven fue llevada directamente a la prisión Guamajal, ubicada en las afueras de la ciudad.

El opositor denunció que la fiscalía la acusó de prostitución, pero su abogado de defensa declaró que nada de esto tiene que ver con ella.

El abogado argumentó que Aracelis era una joven humilde, que vive en una casa de extrema pobreza, y hace solo siete meses su madre fue asesinada por un crimen pasional, contó el opositor a Martí Noticias.

Según Bravo, con el encarcelamiento de Fernández Pérez, ya son cuatro integrantes del MOJD los que están tras las rejas.

(Con información de Martí Noticias)