José Daniel Ferrer enterrado en una tumba vivo, asegura su hermana sobre las condiciones en la cárcel/Imagen de archivo

El Departamento de Estado de EEUU, a través de su campaña por la liberación de los presos políticos cubanos, titulada ¿Presos por qué?, ha recordado este sábado el caso del líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, quien se encuentra preso desde las masivas protestas del 11 de julio, y quien en los últimos años ha sido encarcelado en cuantiosas ocasiones, sufriendo un grave deterioro físico por las torturas del régimen, y las distintas huelgas de hambre que el activista ha protagonizado.


«A pesar de los esfuerzos del gobierno cubano por silenciarlo con una sentencia de cuatro años de prisión, el activista @jdanielferrer sigue mostrando la fuerza de su voluntad y el poder de su voz exigiendo respeto a los derechos humanos», indica el tuit del gobierno estadounidense.

«El mundo escucha su llamada ¿Presos por qué?», añadió el Departamento de Estado.

Según declaraciones de la familia de Ferrer, y del senador republicano Rick Scott en una carta dirigida al presidente Joe Biden, el activista santiaguero está siendo torturado psicológica y físicamente en las mazmorras de la dictadura.

De acuerdo a su hermana Ana Belkis Ferrer, a su hermano lo han enterrado vivo en una tumba (la cárcel), y su salud se deteriora por día.


A continuación la carta que Scott le envió a la Casa Blanca, para que tome cartas en el asunto, y exija al régimen de La Habana, la liberación de Ferrer y del resto de los presos políticos.

5 de enero de 2022

Estimado Presidente Biden:

Les escribo hoy con extrema urgencia para solicitar una reunión sobre las pésimas condiciones de José Daniel Ferrer, el activista cubano por la libertad y los derechos humanos, quien ha sido injustamente detenido durante casi seis meses y está siendo torturado psicológica y físicamente por el ilegítimo régimen comunista Cubano en un intento de acabar con su vida. El mes pasado hablé con Ana Belkis Ferrer, Luis Enrique Ferrer y Martha Ferrer. Según estos miembros de la familia, la salud de José Daniel es terrible y solo está empeorando. Sufre de fuertes dolores de cabeza, sangrado en la boca, desnutrición, tos e insomnio, todos productos de la cruel tortura y el trato inhumano del régimen.

Cada vez que he hablado con miembros de la familia de José Daniel, solo escucho noticias más terribles y exasperantes sobre su salud en declive. Es evidente que estas acciones se derivan del temor del régimen por el liderazgo de José Daniel en el movimiento por la libertad y la democracia que se extiende por Cuba. Han pasado seis meses desde que comenzaron las manifestaciones por la libertad y la democracia en Cuba y su administración no ha hecho nada para apoyar esta causa.

Nuestro objetivo inmediato es asegurar visitas médicas humanitarias para José Daniel y todos los presos políticos detenidos por el régimen de Díaz-Canel y Castro. Estas personas inocentes están muriendo y debemos seguir luchando por su liberación por este injusto encarcelamiento.

En diciembre, hablé con el Director Senior del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para el hemisferio occidental, Juan González, el Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, y el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para discutir la urgente crisis de derechos humanos en Cuba. Después de estas conversaciones, me enorgulleció ver al Secretario General de la OEA, Almagro, emitir de inmediato un comunicado exigiendo asistencia médica y la liberación inmediata de los valientes activistas por la libertad que fueron injustamente encarcelados y torturados por el ilegítimo régimen comunista cubano.

Desafortunadamente, pero como era de esperar, su administración se ha negado a tomar medidas similares. Como líder del mundo libre, usted tiene la responsabilidad y el deber de defender los derechos humanos y la democracia en el extranjero. ¿Por qué se ha negado a participar directamente en este tema cuando tantos de sus predecesores, presidentes de ambos partidos, lo han hecho? ¿Por qué se ha negado a asumir la causa de José Daniel Ferrer, una crisis de derechos humanos que tanto la OEA como la ONU consideraron digna de su atención inmediata? La inacción tanto de usted como de su administración merece una explicación. Debe tener una razón para seguir ignorando a los millones de estadounidenses que instan a que se tomen medidas inmediatas para abordar estas graves injusticias.

No toleraremos la inacción continua de su administración. Los insto a que sigan inmediatamente el ejemplo de la OEA y otros, y exijan al régimen cubano que libere a estas personas inocentes. El pueblo cubano está en peligro y los Estados Unidos debe liderar para asegurar intervención humanitaria para salvar sus vidas.

Atentamente, Rick Scott Senador de los Estados Unidos