Foto de Archivo

Dailen Hernández Ortega, una madre cubana de 30 años fue hostigada y amenazada el pasado sábado por la policía de Placetas, Villa Clara, en un intento de desalojo de un local que ocupó con sus hijos de diez, siete, 5, 3 años y un mes respectivamente, por no tener un techo, denunció en sus redes el periodista independiente Jorge Bello.


El inmueble está emplazado en 4 del sur entre 4 y 5 del oeste en el antiguo sector de la policía conocido en el municipio como el «sector de Castillo», añadió el comunicador.

Hernández Ortega, explicaba Bello, se encontraba desesperada, por el acoso de los oficiales contra sus niños.

Dailen temía por su integridad física, pero al mismo tiempo estaba decidida a no abandonar el local, ya que no tiene un hogar decente para su familia.

Los uniformados rodeaban el portal del lugar, y le gritaban amenazas a través de una ventana.


Maritza Rodríguez, una usuaria de las redes sociales, le recomendaba a Hernández Ortega no salir, si había ocupado el local, evitando así un desalojo forzoso.

«Oye esto, nunca por nada salgas de ahí, ampárate en tus niños pues tus hijos no pueden estar en la calle y menos con esta pandemia, tienes que ser fuerte para poder ganar esa batalla», agregaba.

Lastimosamente este no es el único caso, muchas madres solteras cubanas están en la misma situación que Dailen Hernández, y les toca experimentar las mismas presiones por parte del régimen.