Arresto de José Daniel Ferrer en el 2018- Foto de Archivo

La jerarquía de la iglesia católica en la Isla, ha sido cuestionada por los sacerdotes cubanos, por lo que se considera una reacción tardía sobre el caso del líder opositor José Daniel Ferrer, encarcelado desde el pasado 1 de octubre, reporta Telemundo 51.


Varios sacerdotes y dos obispos hicieron llegar al cardenal Juan de la Caridad García, y al monseñor Dionisio García Ibáñez, presidente de la Conferencia de Obispos, el descontento de muchos feligreses, compartido por los prelados ante la falta de una reacción o presión al régimen que intenta criminalizar constantemente a opositores en la Isla, acusándolos de delitos comunes.

A juicio de diversos sectores, la jerarquía de la iglesia cubana debería hacer más para ejercer presión sobre el caso del líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), quien está siendo brutalmente torturado en las mazmorras de la tiranía.

Hace poco más de una semana monseñor Dionisio García Ibáñez, arzobispo de Santiago de Cuba visitó a José Daniel Ferrer, en la prisión de Aguadores donde se encuentra, si bien el opositor comunicó detalles de su situación en la cárcel, no se dio a conocer un pronunciamiento oficial del sacerdote, y todo lo que se supo fue porque el líder religioso conversó en privado con la esposa del preso político, la médico Nelva Ismaray Ortega.

Según el portal de noticias CiberCuba, sacerdotes a lo largo y ancho de la Isla han visto en la «cúpula eclesiástica» del país, una reacción demasiado «tibia» ante la difícil realidad que enfrenta el líder opositor y su familia.