Arresto en Miami Beach

La policía de Miami Beach está investigando si es posible que haya más personas que hayan sido víctimas de un hombre que afirmó ser cirujano plástico y realizó procedimientos a una mujer en su apartamento antes de supuestamente violarla. Brody Amir Moazzeni, de 35 años, también enfrenta cargos por un altercado en un gimnasio de Bally con una ex novia reportó Local 10.

Moazzeni fue arrestado el miércoles y acusado de varios delitos graves, incluidos agresión sexual, práctica de la medicina sin licencia, dispensación de drogas sin licencia, falsificación y posesión de sustancias controladas.


La policía dijo que a fines de enero, Moazenni conoció a una mujer a través de un amigo en común y le dijo que era cirujano plástico. Invitó a la víctima a su apartamento de Lincoln Road donde le aplicó varias inyecciones en áreas de su rostro, brazos y piernas, según un informe policial. También le dijo a la víctima que era ginecólogo y también le realizaba rejuvenecimientos vaginales cosméticos.

Después de administrar una «prueba» con un objeto de metal, le dijo a la víctima que no necesitaba el rejuvenecimiento, según el informe.

La policía declaró que la víctima tuvo una reacción a las inyecciones y Moazzeni la invitó a pasar la noche en el apartamento para permitir que la hinchazón desapareciera.

La víctima dijo que Moazenni le dio una droga desconocida, lo que la hizo perder las inhibiciones. La víctima dijo que Moazenni luego tuvo relaciones sexuales con ella y que no fue consensual.


Una investigación sobre las acusaciones mostró que Moazenni no tiene una licencia médica en Florida. También obtuvo su apartamento de alquiler mostrando ingresos de un talón de pago de Mt. Sinai Medical Center como empleado, pero los investigadores determinaron que el documento era fraudulento.

Se obtuvo una orden de registro y se llevó a cabo el miércoles 10 de marzo, donde dentro del apartamento, los detectives encontraron diversas sustancias controladas, así como certificados de varias facultades de medicina. Moazenni le dijo a la policía que se graduó de una escuela de medicina en el Caribe, pero que no había aprobado los exámenes médicos requeridos que le permitirían ejercer la medicina en los Estados Unidos.

El hombre admitió que los certificados médicos en las paredes de su apartamento no eran reales y estaban impresos desde Internet. Los investigadores también encontraron un dispositivo utilizado para exámenes vaginales en consonancia con la acusación de agresión sexual de la víctima.

Las sustancias controladas encontradas se obtuvieron a través de Internet, según los investigadores. Durante el registro del apartamento también se encontraron etiquetas realizadas que decían “Adderall”.

Moazenni admitió haber realizado “chequeos” a personas que conocía o que le pedirían consejo. Dijo que no se publicitó como médico, pero que todos sus pacientes fueron remitidos a él de boca en boca.

Dijo a los investigadores que se ganaba la vida con los pacientes que lo visitaban en su apartamento.

Moazenni fue arrestado y puesto bajo custodia el miércoles 10 de marzo en su residencia.