En un condominio de Hialeah, operaba una fábrica de tarjetas de crédito, que podía producir 1000 piezas de plástico fraudulento al día, era parte de una estafa a nivel nacional, dijeron los fiscales federales.


La fábrica de falsificaciones en Miami era dirigida por Jaime Fernández Del Pino, de 27 años de edad; según la denuncia penal que lo inculpa a él y a Julio Arjona Gómez, de 50 años, de Miami Gardens, de conspirar para ejecutar fraudes con dispositivos de acceso. Dayan Borges, de 29 años y residente de Doral, también está implicado.

Isobam Valdés, de 41 años; Osvaldo Rodríguez, de 48 años, quien estuvo seis meses en prisión por hurto mayor entre el 2015/2016; Arian Linares, de 34 años; Michael Eliseo Pérez, de 32 años; José Ruiz-Díaz, de 30 años; Olivia López, de 33 años; Mara Espinosa, de 32 años; y Juan Carlos Leiva, de 48 años, se encuentran bajo cargos por fraude en el Tribunal de Circuito de Miami-Dade.

Alexis Suárez Hernández, de 25 años, y su novia, Annarys Díaz López, de 33 años, están acusados en Orlando de usar un dispositivo de escaneo para timar; y de poseer un equipo para fabricar tarjetas de crédito falsas.

Cómplices en todo el país robaban números de tarjetas de crédito a través de sitios web o dispositivos de lectura en estaciones de servicio, los números robados se enviaban al sur de la Florida para falsificar tarjetas de crédito, afirman los fiscales federales.


«Hialeah Business [Negocio de Hialeah]», se denominaba el negocio de tarjetas realizadas en el apartamento 213 en 1095 West 77th St.

Fernández Del Pino y a Arjona Gómez, según los investigadores en la denuncia penal, dichos estafadores entregaron las tarjetas a varios secuaces para utilizarlas en Miami o en todo Estados Unidos.

El 13 de noviembre finalizó la investigación conjunta del Servicio Secreto de Estados Unidos y la Sección de Crimen Organizado de la Oficina de Delitos Económicos de la Policía de Miami-Dade, fue entonces cuando se realizaron un total de 15 órdenes de búsqueda en Hialeah, Orlando, West Palm Beach y Colorado Springs.

En «Hialeah Business», las autoridades detectaron que entre mayo y junio de este año habían robado más de cincuenta números de cuentas de tarjetas de crédito.

El Departamento de Justicia confiscó entre otras cosas, nueve autos, incluyendo un Range Rover, un Mercedes-Benz y un «camión vejiga2» que se pueden usar para robar gasolina; joyas de calidad superior, $95,000 en efectivo, nueve relojes valorados en más de $100,000; 70 plantas de marihuana y 27 libras de marihuana.

(Con información de El Nuevo Herald)