Este jueves ha concluido el proceso judicial contra el agente deportivo Bartolo Hernández y el preparador físico Julio Estrada por contrabando de beisbolistas cubanos en Estados Unidos, con una sentencia a ambos de casi cuatro años de cárcel.


Los sentenciados, que se enfrentaban a una pena de hasta 35 años, cumplirán 46 meses en prisión, de acuerdo a lo dispuesto por un juez federal de Miami.

El Nuevo Herald, recuerda que un jurado culpó a los contrabandistas, por dos de los cinco cargos vinculados con tráfico de migrantes.

Hernández y Estrada, luego de pasar el tiempo correspondiente en la cárcel, deberán enfrentar tres años de libertad condicional, a la salida de prisión.

Los inculpados estuvieron involucrados en una operación de tráfico de jugadores que eran sacados de la Mayor de las Antillas en lanchas rápidas y trasladados a México o Haití.


En esos países signaban documentos declarándose residentes, y más tarde se marchaban a jugar a Grandes Ligas, cuando eran fichados.

Los peloteros describieron sus salidas ilegales de la Isla comunista, para luego firmar lucrativos contratos; la Fiscalía aunó los testimonios de varios jugadores de la MLB.

Hernández y Estrada llegaron a realizar pagos al cartel de narcotráfico de Los Zetas, e incurrieron en fraudes para que los jugadores se radicaran en esos países.

Más de 15,5 millones de dólares le fueron confiscados a los contrabandistas, además de propiedades inmuebles, cuatro autos Mercedes-Benz y sus respectivas cuentas de banco.

(Con información de Cubanet)