Habla el tío de Denis Solís González del MSI: «Basta ya de tanto abuso, de tanto acoso»/Imágenes tomadas de redes y captura de pantalla

Desgarrador el testimonio del tío de Denis Solís González, miembro del Movimiento San Isidro, condenado a ocho meses de prisión por un presunto delito de «desacato».


Según su tío, que es como un padre para Solís, el rapero es un «hombre pacífico, que no tiene que ver con violencia ni nada por el estilo».

De acuerdo a su familiar, Denis «fue ofendido por la Seguridad del Estado…yo quiero decir que realmente estoy muy preocupado por la vida de mi sobrino-hijo, porque yo lo crié y más nadie lo conoce mejor que yo. El es enfermero, él sabe idiomas, no es un delincuente, no está parado en las esquinas, es un muchacho bueno lo que ha tenido muchos golpes en la vida», explicó el señor que habló ante una cámara.

Siendo un niño Denis perdió a su madre, a causa de una negligencia médica, de ahí su rebeldía, especificó el tío.

«No lo maltraten que él no es la persona que ellos quieren fabricar como un delincuente, él es un muchacho bueno que simplemente ha sido golpeado por la vida. Está bueno ya de abuso con ese hombre, está bueno ya de hacerle la vida un yogurt. Está bueno ya, déjenlo tranquilo que él no ha hecho nada», exigió.


«Basta ya de tanto abuso, de tanto acoso en esta casa aquí en Pablo 105, que es mi casa, en la cual han entrado aquí sin permiso sin papeles, a hostigar aquí a mi familia. Estoy cansado ya de tanta maldad, está bueno ya de abuso, que hemos sufrido mucho aquí en la vida por estar aguantando», concluyó con la voz entrecortada porque sobrevenía el llanto.

Solís González de 31 años lleva tiempo siendo hostigado por la policía, en 2016 el régimen cubano le decomisó el bicitaxi con el que se ganaba la vida, por una protesta en aquel entonces, estuvo preso en Valle Grande dos meses.

Su caso como el de otros tantos cubanos es de hartazgo acumulativo, en octubre Denis fue detenido intentando asistir a un concierto pacífico en la Sede del Movimiento San Isidro, de acuerdo a la revista El Estornudo. Días después se tatuó el pecho las frases: «Cambio Cuba Libre», subió fotos a Facebook y escribió: «Comunistas, ahora sí me van a tener que arrancar la piel del pecho».

El pasado 9 de noviembre fue arrestado brutalmente por la policía, el 11 le hicieron un juicio sumario lo sentenciaron a ocho meses de prisión, y no tuvo derecho a abogados que lo defendieran.