Habaneros hacen largas colas afuera de las oficinas de la Western Union, luego de las sanciones de EEUU a FINCIMEX/Imagen tomada de Efe

Muchos cubanos dentro de la Isla temen ante la posibilidad de quedarse sin los esperados envíos de dinero a través de la Western Union, con el que subsisten muchas familias antillanas, cuyos miembros cobran ínfimos salarios que no alcanzan para cubrir ni siquiera el 50% de sus necesidades, reporta Martí Noticias.


Las colas kilométricas pueden verse en estos establecimientos a lo largo y ancho del país, luego de que Washington anunciara sus sanciones contra FINCIMEX, empresa cubana que gestiona las remesas.

«Yo tuve que acudir a la oficina de la Western Union a recoger un dinero que me mandó mi papá y presencié la multitud de personas en los alrededores de la sucursal esperando su turno», reveló el influencer Héctor Luis Valdés Cocho, residente en La Habana.

Según Valdés Cocho, «muchos están en desacuerdo» con la medida. «Es lógico porque las remesas que recibimos alivia la falta de fondos que tiene el cubano de a pie», añadió.

«No es un secreto que el salario no le alcanza para cubrir sus necesidades básicas y es un aliciente recibir remesas de familiares que viven en el extranjero», aclaró.


Héctor Luis explicó que los habaneros marcan desde el día anterior en las filas para cobrar su dinero en las oficinas de la Western. Los policías son los encargados de controlar las colas.

El joven reconoció que las colas son demasiado largas, porque los cubanos están muy preocupados, y quieren aprovechar el tiempo que quede con las remesas, a través de la Western Union.

«…Aunque la corporación estadounidense informó que sus operaciones para la entrega de remesas en Cuba se mantienen disponibles y no se alterarán de inmediato por las sanciones anunciadas contra FINCIMEX», agregó el influencer.

FINCIMEX entró en la lista de las empresas sancionadas por el Departamento de Estado, porque es gestionada por GAESA, el conglomerado de los militares cubanos.

Mientras el periodista independiente especializado en temas económicos Dimas Castellanos, detalló en este sentido, que «la decisión de la administración de Estados Unidos va dirigida contra FINCIMEX, que es el banco de los militares que controlan la mayor parte de la economía y la entrada de divisas al país, remesas, etc».

«En este momento, el Estado tiene una insolvencia tan grande que ha tenido que pedir al pueblo que le done dinero y a los cubanos que están en el exterior que abran cuentas en divisas», subrayó el reportero.

«Es un golpe fortísimo al gobierno, a su política, que tiene que moverse si no el piso se les hunde. Es una afectación al pueblo en cierto sentido pero fundamentalmente al Sistema», precisó.