Captura de pantalla ABC News

Un nuevo informe de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) dio a conocer que los ingenieros del puente peatonal de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) tenían que haber cerrado el tráfico en la calle 8, al ver las grietas en la estructura, pero éstos decidieron ignorarlas, informa Telemundo 51.


Los ingenieros fallaron al no reconocer el peligro de las fallas en la estructura de la construcción, indica el reporte federal, que añadió debieron haber cerrado Tamiami Trail al tráfico.

Entre otros factores que provocaron el colapso del puente, estuvo el ineficiente diseño por parte de la firma FIGG Bridge Engineers, así como fallas en la supervisión de asesoría a las compañías a cargo del diseño y construcción del puente.

El puente de FIU se desplomó en marzo del pasado año, ocasionando seis decesos, la Junta de Seguridad en el Transporte continúa investigando el suceso.