Carne de cerdo en Cuba. Foto: TRAN THI HAI YEN / Shutterstock.com

Ante la profunda escasez que viven los cubanos, la dictadura decidió autorizar la venta de carne de res a ganaderos privados como parte de un paquete de medidas para aliviar la crisis.

La venta de carne vacuna por parte de los ganaderos, ha estado prohibida durante años y con duras penas a los que violen la regulación. Ahora podrá venderse pero solo después de cumplir con el encargo estatal y siempre que se garantice que no haya decrecimiento de la masa ganadera.


Los productores de ganado desde ahora podrán vender de forma directa sin intervención del estado, las carnes en la red minorista de moneda nacional y moneda libremente convertible.

«Ustedes nos han alertado, nos han inducido a buscar un grupo de transformaciones que ya no podíamos postergar más en el tiempo» dijo Miguel Díaz-Canel.

«Lo que nos hemos propuesto tiene como objetivo potenciar en el plazo más inmediato la producción de alimentos, sobre el concepto de abrir todo lo que pueda favorecer al productor, estimular la producción, eliminar trabas y que llegue una mejor alimentación a nuestro pueblo» continuó Canel.

Entre las medidas urgentes para incrementar las producciones se encuentran además la reducción de las tarifas eléctricas y de agua a los campesinos, disminuir el pago al servicio de la aviación agrícola, así como el precio a los piensos nacionales y los geoproductos.