En lo que va del 2017, las autoridades cubanas han retirado 92 licencias a los boteros (taxistas privados), 30 más que las que recogió el año pasado, reporta Diario de Cuba.

La directora de Pasaje de la Dirección General de Transporte de La Habana, Maribel Pulot, aclaró que de la mencionada cifra solo cinco fueron retiradas permanentemente, las demás están en periodo de suspensión de uno a tres meses, señala la Agencia Cubana de Noticias.

El gobierno cubano recientemente impulsó una serie de medidas para regular los precios que los boteros ponen para sus recorridos, medida que ha empeorado el ya dañado transporte.

Sin embargo, el MITRANS, asegura que la orden es solo parte de una “política de reordenamiento del transporte de pasajeros en la capital”.