El presidente boliviano Evo Morales confía en los médicos cubanos, su médico de cabecera es de la isla, y parece que el hecho de comentarle a sus ministros ha traído como resultado que ellos también se atiendan con galenos cubanos, así lo informa el diario El Deber.

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira; el de Gobierno, Carlos Romero; el de Educación, Roberto Aguilar; y el de la Presidencia, René Martínez, han pasado «por un riguroso chequeo médico» en la clínica del Colaborador, situada en La Paz, la misma es atendida específicamente por cubanos.

Dicha clínica fue abierta por primera vez en el año 2006, ahí trabajan 56 médicos, todos cubanos, y cuenta con 18 servicios especializados «con tecnología de última generación».

Como explica El Deber, “La revisión de los ministros tiene el objetivo de detectar enfermedades y aplicar su debido tratamiento para evitar complicaciones”.


Los chequeos de los ministros han sido exhortados por el presidente de Bolivia, Evo Morales. Luis Arce Catacora, ex ministro de Hacienda durante 2006 a 2009 anunció de manera inesperada su renuncia al gabinete por razones de salud, en la actualidad lleva un tratamiento médico para combatir un tumor, quizás esta sorpresa desagradable es la que insta a Morales a preocuparse por el estado de salud de sus ministros.

En esta clínica en La Paz, los ministros se chequean el colesterol, calcio, triglicéridos, albúmina, glucosa y ácido úrico. De igual manera se realizan análisis de hemograma, orina, radiografía de tórax, ecografía abdominal y un test de esfuerzo, que es un examen para evaluar la condición cardiovascular.

Evo Morales durante este año 2017 ha visitado Cuba en dos ocasiones por razones médicas.

La oposición en Bolivia ha expresado que la medicina boliviana no tiene nada que envidiarle a la cubana, además de expresar dudas sobre las condiciones de los viajes y sobre los problemas de salud del gobernante.

Uno de los motivos por los que algunos políticos aliados y otras figuras suelen tratarse con médicos en la isla, es porque el régimen cubano les garantiza el secretismo.

(Con información de Diario de Cuba)