Rick Scott, gobernador de Florida, entregó hoy en Miami la Medalla de la Libertad a los ex-presos políticos cubanos Jorge Luis García Pérez «Antunez», Cary Roque y Ángel de Fana.

Scott aseguró que mantendrá su negativa a hacer negocios con Cuba hasta que no haya democracia e hizo hincapié en la necesidad de un cambio en la Isla durante la ceremonia celebrada en el Museo de la Diáspora Cubana.

«Quiero dejar en claro que no apoyo hacer negocios con la isla hasta que la libertad y democracia reinen allí», aseveró ante una audiencia en la que estaba el alcalde de Miami, Tomás Regalado, y varios concejales de la ciudad, así como la plana mayor de las organizaciones del exilio y de la numerosa comunidad cubana.

En medio de los aplausos del público, Scott agregó que en su proyecto de presupuesto para este año está especificado que no se destinará fondo alguno para proyectos de infraestructura que vayan a dar como resultado una expansión del comercio con «la dictadura cubana».


Esa disposición presupuestaria ha hecho que varios puertos de Florida que tenían previsto firmar acuerdos con autoridades cubanas para manejar carga de y para la isla hayan desistido de hacerlo.

El gobernador, un republicano cercano al presidente Donald Trump, manifestó que desea «un futuro de paz y libertad para todos los cubanos» e hizo votos para que en Cuba «se recuperen los derechos y haya elecciones pronto».

Los «incansables luchadores por la libertad» como los denominó Scott, «Antunez», Roque y De Fana, agradecieron el reconocimiento y la postura del gobernador floridano de defender siempre la causa de libertad en Cuba.

De Fana, que es el líder de Plantados hasta la Libertad y la Democracia en Cuba y estuvo 20 años encarcelado (hasta 1993), recibió el reconocimiento «en nombre de todos los presos políticos» que hubo y hay todavía en las cárceles de Cuba.

Durante la ceremonia hubo algunas menciones a la situación en Venezuela y comparaciones entre ese país y Cuba por la falta de libertades y la represión de quienes alzan su voz contra el Gobierno.

Scott se refirió a los «estallidos en las calles venezolanas» y manifestó su respeto por quienes luchan por la democracia tanto en Cuba como en Venezuela.