Comprar un juguete para niños en cualquier otro país del mundo sería algo muy sencillo, pero en Cuba puede ser un verdadero dolor de cabeza complacer a los más pequeños porque por ejemplo un juego de trencitos o una Barbie cuesta casi la mitad del salario que recibe un cubano. Eso sin decir que las tiendas que venden juguetes apenas se pueden contar con los dedos de las manos y lo peor es que la calidad en las ofertas deja mucho que desear.

Desde que abrieron en diciembre de 2017, los dueños de la juguetería Gabi & Sofi sabían que su negocio no solo iba a ser rentable sino que además estarían explotando un nicho de mercado prácticamente nulo en la Isla. Obviamente en un país con tantas carencias como Cuba, los retos han sido muchos, pero actualmente esta juguetería cubana ha ganado renombre gracias a su amplia gama de artículos que destacan por la calidad y variedad. Ah y lo más curioso de todo es que sus ofertas son 100% cubanas.

En la juguetería Gabi & Sofi ubicada en el balneario de Varadero, se venden juguetes ideados por un grupo de diseñadores de la empresa freelance cubana Decorarte. Básicamente son juegos didácticos y versiones de los llamados juegos tradicionales hechos a partir de estudios de intereses.


Sus creadores son Ariel Valmaseda, presidente de la tienda y de la cooperativa no agropecuaria Decorarte y su esposa Isabel. Sus hijos Gabriel y Sofía inspiraron a esta pareja y así nació esta famosa juguetería que además brinda servicios de decoración de cuartos infantiles, mobiliario y material escolar.

La idea de los chicos de la juguetería Gabi & Sofi es rescatar una serie de valores que se han perdido por el uso de la tecnología moderna. Para ellos, un niño debe tener juguetes y otras atracciones didácticas que no sean solo el Tablet o una laptop.

La idea de este proyecto “es darle una repuesta a todo lo que hoy le falta a un niño, pues las tecnologías, actualmente, suelen ser su juguete preferido en los tiempos que corren, por ello encaminamos este proyecto a rescatar valores que se han perdido, como el amor por la familia, la vida, la buena música, las artes, la naturaleza”, así confesó Ariel Balmaseda.

El éxito de la juguetería cubana Gabi & Sofi ya trascendió los marcos de Varadero. Durante los meses de verano abrieron una sede en el Zoológico Nacional de La Habana y los resultados fueron realmente notables. Las ventas se triplicaron y creció el prestigio de esta tienda cubana para los más pequeños.

Su primera presentación en CubaIndustria 2016 les adelantó que se convertirían en un negocio exitoso. Ese mismo año recibieron en esta feria dos codiciados premios internacionales: el Premio Colección en la Feria Internacional de la Moda y el Premio a Mejor diseño de stand que entrega dicho evento.

Los dueños de la juguetería Gaby & Sofi no solo tienen propuestas únicas que aspiran a promover juegos de sano esparcimiento para los niños sino que además sus juguetes invitan a defender la idea del cuidado de la fauna y el medio ambiente en general.

Aunque a veces se les dificulten los materiales para fabricar los juguetes, Gaby & Sofi no renuncia a la idea de seguir siendo la primera tienda de juguetes infantiles 100 % cubana. De hecho sus aspiraciones crecen, porque sueñan con estar en toda Cuba.

¿Quién sabe? A lo mejor si el empeño y los recursos los acompañan probablemente la marca de esta juguetería dentro de poco la podremos encontrar en todos los Zoológicos o en los parques de diversión del país.