Foto de Diario de las Américas- Cortesía Emilio Milián Socorro

El esposo de una joven cubana de 32 años que fue diagnosticada con cáncer de mama lucha por obtener una visa humanitaria que le permita recibir tratamiento en los EEUU luego que por negligencia médica sufriera complicaciones tras una operación.


De acuerdo con Diario Las Américas, que entrevistó vía telefónica al esposo de Claudia Díaz Martínez, Emilio Milián Socorro, la joven se encuentra en estado grave tras complicaciones luego de someterse a una operación de mamas y por la negligencia de un especialista del Instituto de Oncología de La Habana, quien al ver que la paciente presentaba fiebre y con la herida abierta recomendó curarla con miel y agua con sal.

El médico internista cubano Alfredo Melgar, pieza clave en el traslado a Miami de la Dama de Blanco Xiomara Cruz Miranda, ha señalado que la situación de la paciente es delicada y que «debió ser tratada desde un comienzo con antibióticos fuertes para combatir a la bacteria de Pseudomonas, pero en Cuba se los niegan [antibióticos] a la gente común”, aseguró.

La joven se le realizó una mastectomía contralateral izquierda y el mismo día fue enviada a la casa sin un drenaje. Transcurridos cinco días después de la cirugía, Díaz Martínez presentó fiebre alta y comenzó a “soltar líquido por la sutura de la herida”, lo que hizo necesario llevarla de nuevo al hospital para “extraerle líquido”.

Ese día quedó ingresada bajo el diagnóstico de presentar un seroma, que es la acumulación de líquidos ‘corporales claros’ en un lugar del cuerpo en donde se ha extirpado tejido mediante cirugía.


Según Milián Socorro, “esto provocó que el día 4 de diciembre de 2019 su herida estuviera totalmente abierta”. Por tal motivo, dijo, “se le realizó un cultivo de la herida, dando como resultado una bacteria llamada Pseudomonas”.

Otra vez la paciente fue enviada a casa “sin ningún tipo de antibiótico”, acorde con Milián Socorro. Trece días después, aquejada de fiebre, la joven debió asistir de nuevo al hospital.

“El doctor que la atendía (…) nos dijo que ella no tenía nada, que ese cultivo [que se le había practicado previamente] a él no le importaba. Que la curara con miel de abeja y agua con sal”, afirmó el esposo de la paciente.

A partir de ese momento, Milián Socorro optó por buscar antibióticos para tratar de sanar la herida en el pecho de su compañera. Por lo que cuenta, “ella mejoró unos 10 días, pero después empezó a empeorar”.

El día 2 de febrero la joven fue llevada al salón de cirugía. Desde esa fecha hasta el momento ha sido sometida a seis intervenciones para limpiarle la zona afectada y realizarle diversas curas bajo anestesia general.

“Mi esposa ya perdió todo su seno, músculos y tejidos por esta bacteria. Le realizaron un TAC [tomografía] dando como resultado que esta bacteria se alojó debajo de la zona intercostal, provocándole una necrosis del cuarto y quinto espacio intercostal”, relató.

Díaz Martínez sería sometida a otra cirugía de alto riesgo, en la que, según su esposo, “podría perder la vida por culpa de ese médico que nos recetó ponerle miel de abeja y agua con sal”.

Al respecto, Milián Socorro dijo que se reunió con el director del hospital para denunciar al facultativo, “pero este lo defendió alegando que era uno de los mejores doctores que tiene la institución”.

En Estados Unidos la oficina de congresista Mario Díaz-Balart podría estar tramitando el visado. “Todavía no hemos comenzado un trámite. Estamos esperando información sobre un familiar del esposo de la paciente que vive en Tampa, Florida”, dijo una asesora de la oficina del legislador republicano al citado medio.