La extracción ilegal de oro en Cuba ha dejado un saldo de 2 muertos y tres heridos y daños medioambientales en las zonas en las que se practican esos “desordenados y brutales” procesos mineros según un reporte de la agencia EFE.


“En busca de una fortuna rápida, los mineros ilegales no solo sacan provecho ilícito del patrimonio nacional y dañan el medio ambiente, también ponen en peligro sus vidas”, dijo un reportaje publicado en Granma.

“las excavaciones subterráneas de seis personas concluyeron con la muerte de dos, lesiones severas a tres y leves a una” reveló la nota que además asegura que las autoridades están persiguiendo estas prácticas.

“Tan pronto se emprendió la investigación del desagradable hecho, salió a flote la falta de conocimientos técnicos para ejecutar una labor que requiere de precauciones extremas”, señala el diario.

Desde el hecho la policía ha actuado contra 210 personas, de las que 141 fueron procesadas por delitos como actividad económica ilícita, receptación, desobediencia y tráfico de metales.


Otro de los problemas de la extracción ilegal de oro son los daños medioambientales que provoca, entre los que se encuentran el desnivelado de suelos, hoyos, deforestación, alteración de los cauces de los ríos y vertidos que afectan a la calidad del agua.