Denuncia el médico cubano Manuel Guerra Guerrero su expulsión de su centro de trabajo en el Hospital «Nicodemus Regalado» en Buenaventura en Las Tunas por estar en contra del régimen cubano.


Aclara el médico en una transmisión en vivo desde la Dirección Municipal de Salud Pública  de Buenaventura que asistió a una citación oficial donde se encontraban presentes directivos municipales del PCC (Partido Comunista de Cuba) y de Salud de Buenaventura, en la que se le comunicó su separación de su centro laboral.

«Me quitan de mi puesto laboral y si me quiero mantener trabajando tengo que irme para donde me manden», manifestando además que la verdadera intención de los directivos es deshacerse de él, refiriendo que lo que quieren es que se vaya del país: «Quieren que me vaya del municipio. Lo que quieren es que me vaya del país», dijo Guerra Guerrero que es coordinador de la plataforma cívica Archipiélago y promotor de la marcha pacífica para el 15 de noviembre.

Guerra Guerrero hizo alusión, a un ingeniero que le quitaron la categoría docente y que también en la provincia de Cienfuegos fue separado de su centro laboral el médico y profesor de la universidad David Martínez Espinosa al igual que le hicieron a él en Las Tunas:

«Ayer le quitaron la categoría docente a un ingeniero. Hoy están separando a un médico de su centro laboral para ponerlo a disposición de lo que ellos quieran»

Guerra se encuentra con una medida cautelar en espera de juicio, acusado de desacato a la autoridad, tras ser arrestado el 9 de octubre mientras se dirigía a su trabajo y liberado al día siguiente.


 Todo esto no es más que una patraña del régimen para intimidar y acosar a los promotores de la marcha cívica del 15 de noviembre con descréditos, persecuciones y citaciones para interrogatorios con oficiales de la Seguridad del Estado.