Conmoción en Caibarién, Villa Clara, por el asesinato de un menor de diez años (Imagen tomada de CubaNet/autor:
Pedro Manuel González
)

El cuerpo de Carlos Duviel Sánchez Estévez de 10 años de edad, fue encontrado en la tarde del pasado lunes en las inmediaciones de Cayo Conuco, islote conectado mediante un pedraplén, en Caibarién, Villa Clara, informa un reporte del periodista independiente Pedro Manuel González, publicado originalmente en CubaNet.


Cuentan los vecinos, el menor había sido recogido por su padre Carlos Sánchez en la Escuela Especial Carlos Coello Coello del municipio.

El niño recibía educación diferenciada a consecuencia de un trauma psicológico, puesto que hace varios años, su padre agredió a su madre Kirenia Estévez, con un arma blanca.

Sánchez se apareció en la escuela con una mochila con ropa del menor, y le dijo a la maestra que la madre había permitido pasaran un rato juntos, por lo que la docente se lo entregó sin dudar.

El asesino envió un mensaje a la madre de su hijo, revelándole que no volvería a ver al niño con vida.


Estévez acudió alarmada a una estación de policía e intentó infructuosamente hallar al pequeño.

En lo que su ex marido era tratado en el policlínico para curarse una leve herida en el antebrazo ocasionada durante el forcejeo con el niño, que terminó ahogado. El agresor se mantuvo prófugo de la justicia hasta el martes en la mañana, de acuerdo al reporte trató de quitarse la vida, hiriéndose con un cuchillo en el bajo vientre.

Sánchez fue atrapado por la policía en pleno barrio La Picadora , cercano a su casa, actualmente se encuentra hospitalizado por las heridas que el mismo se propinó, se desconoce su condición médica.

El hombre se encontraba bajo libertad condicional, había cumplido parte de una condena a causa de agresión física, intento de asesinato y múltiples daños colaterales a la madre del niño, a quien apuñaló hace algunos años.

Algunas fuentes develaron que Sánchez también estuvo involucrado en la extraña muerte de agentes de la policía.

Sin embargo, su condena se redujo en el penal por supuesto buen comportamiento, el agresor trabajaba como obrero en el Almacén de Carburos de la Fábrica Reconstructora de Coches Carahatas en Caibarién.

El cuerpo del menor fue velado este martes en una funeraria del municipio al centro de Cuba, la multitud acudía conmocionada.

Compañeros de trabajo de Sánchez confesaron que a consecuencias de desavenencias extramaritales, el niño era a frecuentemente agredido por el padre de forma verbal.