El presidente de Bolivia, Evo Morales, ofendió al Papa Francisco cuando le obsequio un peculiar crucifijo tallado en madera sobre la hoz y el martillo, símbolo del comunismo.

El Papa desaprobó el obsequio pero continuo manteniendo las formas para que todo se desarrollara con naturalidad.