Estímulo de ayuda del IRS. Foto: Jason Raff / Shutterstock.com

Millones de trabajadores estadounidenses ya han recibido un pago de alivio rápido del tesoro federal a través del depósito directo, sin embargo otro grupo de millones de personas sin cuentas bancarias tradicionales, todavía deben esperar semanas para recibir sus cheques en papel, cuando los mismos finalmente lleguen, esta población desproporcionadamente negra e hispana a menudo no tiene más remedio que usar los costosos servicios de cambio de cheques para acceder al dinero, informa Local 10 News.


Es el caso de Akeil Smith, quien trabaja como asistente de salud en el hogar a 25 horas por semana, sin embargo su salario de $ 15 por hora ya no le alcanzaba para pagar el alquiler mensual de $ 700, y también se las tuvo que arreglar para comprar alimentos.

«Vivo de cheque en cheque, y ahora necesito más víveres», reveló Smith, de 35 años, a The Associated Press, mientras estaba parado en Payomatic, una pequeña tienda de cambio de cheques en un barrio predominantemente negro de Brooklyn.

Durante las seis semanas transcurridas desde que la pandemia cerró gran parte de la economía estadounidense, más de 30 millones de trabajadores estadounidenses han solicitado un seguro de desempleo.

El Congreso aprobó un paquete de rescate económico de $ 2.2 billones. En abril, el gobierno comenzó a enviar $ 1,200 por cada individuo, $ 2,400 por cada pareja casada y otros $ 500 por cada hijo dependiente a familias pobres y de clase media en todo el país.