Estados Unidos y la represión

Días antes de que se efectúe el 15N la Marcha Cívica por el Cambio  en Cuba, organizada por el grupo Archipiélago, el gobierno de los Estados Unidos este lunes anunció que continuará con más sanciones hacia el régimen en la Isla «Si se violan los derechos fundamentales”.


En conferencia de prensa en Washington, Ned Price, portavoz del Departamento de Estado dijo:

«Hemos centrado nuestros esfuerzos en Cuba en esta cuestión de los derechos del pueblo cubano y en los pasos que podemos tomar para promover la causa de la democracia en la Isla. Y hemos buscado, al hacerlo, imponer consecuencias tangibles y significativas en relación con los abusos. Y estamos dispuestos a seguir haciéndolo si la represión, si los abusos a los derechos humanos no cesan».

Agregando el portavoz del Departamento de Estado en relación a la Marcha Cívica por el Cambio el día 15N:

«El mundo también espera protestas en los próximos días, ya que el pueblo cubano ha dejado en claro que una vez más marchará pacíficamente en las calles para dejar claras sus aspiraciones de democracia, derechos humanos, libertades civiles y derechos políticos».

«No hemos tenido reparos en hablar y denunciar los abusos a los derechos humanos, la represión, las detenciones arbitrarias que se han producido en Cuba desde el 11 de julio. Y nuestra política, tanto antes del 11 de julio como ciertamente desde entonces, se ha centrado en el apoyo al pueblo cubano y la rendición de cuentas de los funcionarios cubanos que han sido responsables de algunos de los abusos contra los derechos humanos que hemos visto», continuó diciendo Price.


El Asesor de la Seguridad Nacional del presidente estadounidense Jake Sullivan afirmó que la política hacia Cuba después de las protestas del 11J había cambiado.

Esta semana la administración Biden rechazó la propuesta para retomar las remesas a Cuba, aunque continúan tratando de encontrar vías factibles para que les llegue ayuda económica al pueblo cubano por parte de sus familiares sin que el dinero pase por las manos del régimen.

Por su parte el Departamento de Transporte de Estados Unidos, amplió el plazo de los permisos para el transporte de carga humanitaria de Miami a Cuba.

Sin embargo el régimen cubano insiste en culpar a Estados Unidos de estar detrás de la convocatoria a la Marcha Cívica del 15N y también los culpa de la oposición por parte del pueblo cubano a la mala gestión que por décadas ha imperado en los gobernantes de la Isla.