El gobierno de Estados anunció que con carácter inmediato todos los inmigrantes en la frontera sur tendrán que esperar la decisión de sus trámites en México.

«Con vigencia inmediata, los Estados Unidos comenzarán el proceso de invocación de la Sección 235 (b) (2) (C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad. En virtud de los Protocolos de protección de la migración (MPP), las personas que ingresan o ingresan a los Estados Unidos desde México, ilegalmente o sin la documentación adecuada, pueden ser devueltas a México mientras dure su proceso de inmigración.» dijo una nota del Departamento de Seguridad Nacional.


«Hoy estamos anunciando medidas históricas para controlar la crisis de inmigración ilegal», dijo la Secretaria de Seguridad Nacional, Nielsen. “Enfrentaremos esta crisis de frente, defenderemos el estado de derecho y fortaleceremos nuestros compromisos humanitarios. Los extranjeros que intentan utilizar el sistema para ingresar ilegalmente a nuestro país ya no podrán desaparecer en los Estados Unidos, donde muchos se saltan las fechas de corte. En cambio, esperarán una decisión de la corte de inmigración mientras estén en México. «Captura y liberación» se reemplazará con «captura y retorno». Al hacerlo, reduciremos la migración ilegal eliminando uno de los incentivos clave que alienta a las personas a tomar el peligroso viaje a los Estados Unidos en primer lugar. Esto también nos permitirá centrar más la atención en aquellos que en realidad están huyendo de la persecución.

«Hemos notificado al gobierno mexicano de nuestras acciones previstas. En respuesta, México ha tomado la determinación independiente de comprometerse a implementar medidas esenciales en su lado de la frontera. Esperamos que los migrantes afectados reciban visas humanitarias para permanecer en el territorio mexicano, la capacidad de solicitar trabajo y otras protecciones mientras esperan una determinación legal de los EE. UU.» dijo el comunicado.

La abogada Claudia Canizares confirmó la decisión.

En resumen el Gobierno de Estados Unidos anunció lo siguiente:


  1. Los extranjeros que intenten ingresar a los EE. UU. Para solicitar asilo ya no serán liberados en nuestro país, donde a menudo desaparecen antes de que un tribunal pueda determinar los méritos de su reclamación.
  2. En su lugar, esos extranjeros serán procesados por el DHS y se les dará una «Notificación de comparecencia» para su audiencia en el tribunal de inmigración.
  3. Mientras esperan en México, el gobierno mexicano ha tomado su propia determinación de proporcionarles a esas personas visas humanitarias, autorización de trabajo y otras protecciones. Los extranjeros tendrán acceso a los abogados de inmigración y a los Estados Unidos para sus audiencias judiciales.
  4. Los extranjeros cuyos reclamos son confirmados por los jueces de los EE. UU. podrán ingresar. Los que no tengan reclamos válidos serán deportados a sus países de origen.

El gobierno de Estados Unidos espera que los falsos reclamos de asilo político disminuyan con esta nueva política.