El gobierno de Estados Unidos a través de la Secretaría de Estado adjunta para América Latina, Kimberly Breier, dijo a la dictadura en Cuba que dejara de culpar a los demás y que comience a hacer reformas.


«Cuba culpa a Estados Unidos en lugar de corregir su propia mala gestión económica. ¿El resultado? Los cubanos sufren escasez de alimentos, salarios inadecuados y apagones. El régimen cubano debe dejar de culpar y comenzar a reformar» dijo la funcionario mientras ponía imágenes de un mercado en la isla.

El gobierno de Cuba culpa de todo a los Estados Unidos para cubrir sus propias ineficiencias y medidas absurdas que han hundido a la economía y a la sociedad cubana en la miseria.