Española Rosa Martorell enfrenta a Díaz-Canel en Twitter/Imágenes de archivo

La joven influencer española Rosa Martorell, quien viajara a Cuba hace algunos meses y quedara consternada ante la miseria y represión que existe en la Isla por culpa de la dictadura, respondió sin medias a tintas al designado gobernante Miguel Díaz-Canel, luego de que este denunciara en Twitter la supuesta agresión que sufriera la comunista española Ana Hurtado en un supermercado en Barcelona.

«¿Cuál es la“agresión”exactamente? ¿A qué “pueblo” cubano defiende?Querrás decir a los dictadores como tú y a sus secuaces. ¿Cuándo vas a condenar las agresiones (las de verdad, no este teatro), (las) que se realizan bajo tu dictadura a los cubanos que piensan diferente y que no te quieren en Cuba?», cuestionó Martorell al pie del tuit de Díaz-Canel.


El sustituto de Raúl Castro había «denunciado y condenado» la presunta agresión a Hurtado desde el viernes, al igual que el espía cubano Gerardo Hernández Nórdelo.

«Esta agresión es vil y cobarde, es inadmisible. Nuestra denuncia y condena. @Ana_Hurtado86 estamos contigo. Amamos el amor, odiamos al odio», escribió el dictador a modo de queja en Twitter.

Mientras, Hernández Nórdelo llamó «odiadores fascistoides» a quienes piden libertad de expresión para Cuba, «y agreden cobardemente a una mujer por el crimen de defender al pueblo cubano».

Ana Hurtado, española comunista, protegida del régimen que viaja con frecuencia a la Isla comunista, alojándose en los hoteles de los militares, y participando en programas de la propaganda estatal como la Mesa Redonda, fue abordada esta semana en un supermercado en Barcelona, por disfrutar descaradamente de las bondades del capitalismo que tanto crítica.


«Comprando en los supermercados que los cubanos no pueden comprar y defendiendo a los asesinos de Cuba. Pues pírate a Cuba, que en Cuba los cubanos no pueden comprar en un supermercado así. Vete a Cuba que en Cuba no puedes hacer esa compra con el sueldo de los cubanos», le dijo un hombre al encontrársela comprando en el establecimiento.

La respuesta de Hurtado fue que ella «es comunista», lo llamó «gusano», y lo amenazó con la policía.

«Viene la policía y tú te vas de aquí con la policía por gusano. Soy comunista y bien. Y a Cuba no vas a volver a entrar», contestó, mientras lo acusaba de pegarle y escupirla, cosa que al parecer no ocurrió porque no se ve reflejado en el corto audiovisual.