Caravana cubanos en Miami. Foto: Cuba en Miami

La mayoría de los cubanoamericanos en el sur de la Florida apoyan la política de la administración Donald Trump hacia el régimen de La Habana, y votarán en noviembre para que el republicano tenga su segundo mandato en la Casa Blanca, reveló una encuesta de la Universidad Internacional de Florida (FIU), reporta Martí Noticias.


Al menos 1.002 cubanoamericanos mayores de 18 años fueron consultados por el sondeo, muchos fueron contactados entre el 7 de julio y el 17, a través de llamadas telefónicas al azar.

Según FIU, la encuesta tiene un margen de error de 3.1 porcentuales, y arroja que el gobierno de Trump con su política hacia Cuba, obtuvo un apoyo del 66% de los consultados, mientras un 59% de los participantes aseguró votaría a favor del candidato republicano en noviembre próximo.

El estudio demostró que 60% de los cubanoamericanos en Miami-Dade aprueba la continuación del embargo, indicaron Guillermo Grenier, profesor y sociólogo y Qing Lai, profesor asociado y sociólogo, ambos encuestadores de la prestigiosa universidad.

Para los académicos, también hubo un elevado por ciento de opiniones favorables al acercamiento: 69 % dijo favorecer la venta de alimentos, 74 % las de medicamentos, 58 % las relaciones diplomáticas y 65 % la reanudación de los vuelos a todas las provincias de la Isla.


Asimismo el 76% de los llegados a Estados Unidos entre 2010 y 2015 dijeron estar afiliados al Partido Republicano.

De acuerdo a los datos compilados Trump debe recibir el 59% del voto cubanoamericano de Miami-Dade para las elecciones de este año.

Los cubanos naturalizados estadounidenses siguen estando muy interesados en asuntos como la economía y el cuidado de la salud.

Otro punto que salió a relucir en el estudio, es la restitución de la política pies secos/pies mojados, mientras un 49% apoyaría se vuelva a habilitar, otro 51% se opone.

En cuanto a las relaciones entre EEUU y Cuba, detallan los encuestadores se ha dado un «retorno a puntos de vista tradicionales de línea dura».