Osmel Ramírez Álvarez, periodista independiente cubano, y quien es además productor de tabaco en Mayarí, Holguín, fue arrestado en su casa el viernes tras un registro de varias horas perpetrado por agentes que fueron grabados en vídeo por una oficial.


Según comentó su esposa, Idalia Torres Carballosa, la Seguridad del Estado amenaza a Ramírez con “un buen escarmiento”.

Loa agentes decomisaron su computadora, un disco duro, un teléfono y varias memorias. Su esposa teme que quieran inculparlo de algún delito fabricado.

De acuerdo a Carballosa, la familia preguntó a la policía cuándo sería liberado el periodista, y las autoridades contestaron que estaba en dependencia de la colaboración de Ramírez.

El profesional independiente fue trasladado a la unidad de operaciones de la Seguridad del Estado en la cabecera provincial, conocida como Pedernales; y como de costumbre con la oposición cubana, el periodista se encuentra incomunicado, tampoco se le permite recibir visitas de sus familiares.


Idalia Torres, la esposa dijo: “No sabemos a qué tipo de escarmiento se refieren; al decir que ‘todo depende de él’, deben estar coaccionándolo para que deje de escribir y yo sé que él se va a negar rotundamente, él no va a ir en contra de sus ideas”.

La Seguridad del Estado ha insinuado a la familia del disidente, que podrían acusarlo de delitos contra ellos.

La esposa se trasladará este lunes a Holguín para solicitar información sobre el caso de su cónyuge.

Ella alega que está vigilada por un vecino que dijo ser colaborador durante el registro en casa del opositor, y también por un familiar.

La mujer advirtió: “Si dejo de informar es que me han detenido o me han quitado el celular”.

La niña de dos años que tiene el matrimonio, está afectada psicológicamente por el registro de la policía que tuvo que presenciar en su casa.

“Es una niña que siempre está contenta pero ahora está muy sentimental, llora mucho. Yo trato de distraerla, hablo mucho con ella, pero hasta dormida está inquieta”, declara la madre.

“Yo no duermo. No sé cómo está él y no puedo dormir”, acota la esposa del disidente.

Osmel Ramírez Álvarez, escribe para Havana Times, y ha reportado para otras fuentes abusos de la estatal Cubatabaco contra los vegueros de su localidad.

De igual modo comunicó acerca de las violaciones de la Ley Electoral y la Constitución cometidas por las autoridades de Mayarí.

En fin que el opositor cubano, ha realizado la labor que cualquier periodista a nivel mundial realizaría, su único pecado es vivir bajo un Gobierno totalitario.

(Con información de Diario de Cuba)