Según la percepción de la población cubana, las temperaturas máximas del mes de julio han sido particularmente extremas, y ante las noticias de olas de calor en Europa, Japón y EEUU, los cubanos se han preguntado estos días si también en la Isla ocurre un fenómeno similar.

No obstante, julio no ha tenido temperaturas por encima de lo normal, indica la edición más reciente del Boletín de la vigilancia del clima, elaborado por especialistas del Instituto de Meteorología cubano.

Aunque entre 1951 y 2010, la temperatura media del período aumentó en 0,8 grados Celsius, lo cual confirma la tendencia hacia un clima más cálido, de acuerdo al informe este verano permanece dentro del rango habitual.

Ramón Pérez Suárez, investigador del Centro del Clima, al comparar lo sucedido en veranos previos, manifestó a la prensa oficial que en junio no hubo ningún récord de máxima absoluta, mientras la media mensual estuvo muy cerca de la norma, con una anomalía de 0,2 grados Celsius por debajo de lo habitual.


Por otra parte, Diario de Cuba apunta que la insularidad y la estrechez de la Mayor de las Antillas hacen “sumamente improbable” que ocurra dicho fenómeno, puesto que la brisa marina es un factor atenuante para que no se registren escenarios climatológicos extremos.

Hasta el momento, el mayor registro notificado este año, es de 37,3 grados, reportado en Veguitas, Granma el 17 de julio pasado.

Debido al reforzamiento de la influencia del anticiclón del Atlántico, julio suele ser el mes que menos precipitaciones aporta al período lluvioso de la Isla, que cubre los meses de mayo a octubre.

Factores como la poca nubosidad, la intensa radiación solar, y la debilidad de los vientos, hacen que la sensación de calor se eleve, y julio suela ser uno de los meses más calurosos.

(Con información de Diario de Cuba)