Miguel Díaz-Canel/Imagen de archivo

El designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel hizo un llamado este sábado a prepararse pero «sin alarma» para enfrentar el coronavirus, que ha infectado a 100 mil personas a nivel mundial, y aseguró está presentando en reuniones con dirigentes regionales del país el plan de su Gobierno contra el COVID 19, informa Diario de Cuba.

El sustituto de Raúl Castro ha realizado encuentros en La Habana, Santa Clara, y este fin de semana tenía previsto reunirse con funcionarios de las provincias de Granma, Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo.


Sin embargo aunque la preocupación más grande de los cubanos actualmente, es la falta de productos de aseo, de medicamentos y el desabastecimiento de alimentos, Díaz-Canel no habla de ello.

El líder comunista instó a «trabajar con seriedad e inteligencia» en La Habana, y explicó la importancia que tiene estar informados, y «tener claro los organigramas de procesos y protocolos para cada uno de los escenarios».

«Están bien concebidos y permiten estar preparados si se conocen con precisión», sostuvo.

Asimismo expresó que el pueblo debe conocer que «se trabaja intensamente» para cumplir un plan que han elaborado.


«Debemos desechar las incertidumbres. Diremos en tiempo, oportunamente y con claridad en qué momento estamos y cualquier información sobre este tema», añadió.

Al tiempo que dijo las medidas solo se harán efectivas si la población contribuye, y habló de la necesidad de acudir al médico ante cualquier síntoma.

No obstante entidades de salud internacionales han mencionado la importancia de lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día como medida preventiva, mientras en la Isla son multitudinarias las colas para comprar papel sanitario, jabón y detergente, ni hablar de gel antibacterial o toallitas húmedas, productos de lujo para cualquier cubano dentro del país caribeño.

De acuerdo a José Ángel Portal Miranda, titular de Salud cubano, entre las medidas que están tomando, se encuentran «extremar las medidas de control sanitario internacional en los puntos de entrada del territorio nacional».

«Asegurar las condiciones de los locales de aislamiento en los puntos de entrada para casos sospechosos que puedan aparecer, y reforzar la vigilancia epidemiológica de los becarios extranjeros vacacionistas o de nuevos ingresos, sobre todo procedentes de países con riesgo de transmisión».

En recientes reportajes los cubanos han dicho el país no está preparado para enfrentar el coronavirus, mientras el discurso oficial afirma que sí lo está.

Las condiciones en los hospitales cubanos son pésimas, en términos generales escasean las sabanas, los enfermos deben llevar cubos a los hospitales para poder bañarse y en los baños no hay higiene de ningún tipo.

La recogida de desechos es ineficiente, por lo que la insalubridad abunda a lo largo y ancho de la Isla.

Hasta el momento las autoridades cubanas no han confirmado el primer caso de coronavirus en el país, por fortuna.