En febrero de 2018 se crearon 313 mil nuevos empleos en Estados Unidos, la mayor cantidad en cualquier mes registrada desde julio de 2016, atrayendo a cientos de personas al mercado laboral, resaltó Mundo Hispánico.


Los aumentos salariales, en tanto, cayeron 2.6% en enero respecto al primer mes de 2017, anunció el Departamento de Trabajo.

El alza de los salarios asustó a los mercados en febrero, porque elevó el espectro de la inflación; pero la cifra en el primer mes de 2018 se ajustó una décima de punto más baja hasta 2.8%.

La tasa de desempleos se mantuvo intacta en un 4.1%, a causa de la afluencia de nuevos puestos de trabajo.

El incremento de los empleos revela la confianza de las empresas en que los recortes de impuestos del presidente Donald Trump acelerarán el crecimiento.


Ayudado por los recortes tributarios, se reporta un mayor ingreso después de impuestos, el cual creció en febrero al ritmo más rápido en un año, y esto beneficia a los consumidores.

Sin embargo, los expertos están calculando cómo la decisión de la Administración Trump de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio podrían afectar el mercado laboral.

La firma consultora The Trade Partnership estima que las tarifas eliminarían alrededor de 145 mil empleos.

La consultora calcula que los productores de acero y aluminio contratarían más trabajadores, pero las ganancias serían más que contrarrestadas, por las fuertes pérdidas de las empresas que usan metales.

El pasado año, el mercado bursátil, medido por el índice S&P 500, subió un 19%, en parte por la anticipación de los recortes de impuestos corporativos e individuales.

Pero un mes después de que se aprobara la reforma fiscal, los inversionistas cambiaron su enfoque a las posibles consecuencias, como un crecimiento más acelerado que podría aumentar la inflación y llevar a la Fed a acelerar sus alzas en las tasas.

En la actualidad la inflación permanece bajo control.

(Con información de Mundo Hispánico)