Mujer embarazada. Foto: Pixabay

Una joven cubana embarazada, residente en Bauta, Artemisa, lleva cuatro meses reclamando más de 1.000 pesos a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), sin obtener respuesta hasta la fecha.

La queja de Maylen Gil Isidor fue publicada en la sesión dedicada a ese tipo de problemas en el estatal periódico Granma.


Según explica la denunciante, desde el pasado 23 de diciembre hizo un pago a través de la aplicación digital Transfermóvil, el mismo era de 52 CUP, y correspondía al monto por el transporte terrestre de un amigo suyo, sin embargo le descontaron 52 pesos convertibles (CUC), lo que equivale a 1.196 pesos cubanos.

«Me explicaron que fue un error mío al escoger el impuesto a pagar en dicha aplicación, que solo podía resolverlo en la oficina adonde fue dirigido el efectivo», reveló Gil Isidor.

«A la ONAT del municipio de Playa, al cual pertenece el NIT de mi amigo, llegué a las 8:45 am, y una trabajadora del lugar me dijo que los turnos de ese día ya estaban dados. Pedí que me revisara la documentación que llevaba conmigo, pues resido en Artemisa y había realizado un viaje interprovincial, pero planteó que eso era un trámite más y que la cola esperaba», contó.

«Dos días después volví, y a las 8:30 am salió una trabajadora a decir que no atenderían a la población, porque un trabajador fue contacto de un caso confirmado de la COVID-19. Orientó que se mantuvieran llamando y dio algunos números de teléfono, a los cuales he llamado insistentemente, sin resultado», añadió.


«Impedida de viajar, por la COVID-19 y por mi estado de gestación, mi preocupación aumenta al ver que pasa el tiempo. ¿Por qué, si la ONAT es una oficina nacional, como indica su sigla, no me puede resolver mi problema la filial del municipio en el que resido, mediante despachos o similares, ante esta situación de la pandemia?», cuestionó la usuaria.