Este miércoles, el senador republicano Marco Rubio, volvió a acusar al régimen cubano de participar en los ataques sónicos perpetrados contra los funcionarios estadounidenses en la capital cubana.


“No hay forma de que puedas hacer eso en Cuba y el gobierno cubano no lo sepa”, declaró el cubanoamericano en un evento a cargo del magazine POLITICO.

De acuerdo a un reporte del Washington Free Beacon, Rubio dijo: “Esto no se llevó a cabo en una zona remota, esto fue en La Habana, en hoteles y en áreas donde se sabe que hay estadounidenses”.

El mes pasado el Departamento de Estado comunicó que los funcionarios norteamericanos y sus familias fueron atacados en sus residencias, que son propiedad estatal del régimen castrista, así como los hoteles en toda Cuba.

Los afectados se han quejado de una repentina sensación de náuseas, migrañas, junto a penetrantes y agudos ruidos.

“Para llevar a cabo un ataque de este tipo se requiere un acceso cercano y una tecnología sofisticada, y un equipo grande, probablemente”, afirmó el senador. “No hay forma de que puedas hacer eso en una sociedad cerrada como Cuba sin que (el gobierno) sepa quién lo hizo o lo hicieron ellos mismos”.

El FBI (Buró Federal de Investigaciones) y otras agencias en Estados Unidos han investigado por su parte, para poder determinar quién causó los ataques que afectaron la salud de los diplomáticos, ni las agencias estadounidenses, ni el Gobierno cubano han podido hallar al agresor.

Bruno Rodríguez, canciller cubano, ha negado la participación del régimen de La Habana en estas acciones, Rusia también ha negado cualquier responsabilidad, cuando se le ha puesto en cuestionamiento.

Cuba ha desestimado las acusaciones y las califica de “mentiras deliberadas” para dañar las relaciones bilaterales.

Por su parte, Estados Unidos ha expulsado a 15 funcionarios cubanos de la sección consular en Washington, redujo grandemente su personal diplomático en la capital de Cuba; y Rex Tillerson, secretario de Estado ha dicho a través de un comunicado que la expulsión fue producto de “la falta de Cuba de tomar medidas apropiadas para proteger a nuestros diplomáticos”.

(Con información de Martí Noticias)