El New York Times desentierra la historia del sándwich cubano Elena Ruz/Imagen tomada de El Nuevo Herald y Foodnetwork

El prestigioso The New York Times rindió homenaje al un poco olvidado sándwich cubano Elena Ruz, a través de un artículo publicado el viernes pasado.


Una socialité inventó este sándwich cubano por excelencia, es el título del editorial del Times, que recuerda la receta original de este clásico de la cocina cubana, inventado entre la década del ’30 y el ’40 del pasado siglo, por en aquel entonces una jovencita de la Isla llamada Elena Ruz Valdés-Fauli.

En una de las entrevistas que concedió Valdés-Fauli antes de morir, la isleña reveló cómo nació la receta.

Siendo una joven de poco más de 20 años, Elena acostumbraba visitar el restaurante El Carmelo, en La Habana, luego de salir los fines de semana del cine o el teatro, lugares que frecuentaba con sus amigos.

Cuando llegaba al popular restaurante pedía un sándwich de pavo sobre pan de medianoche, con queso crema y mermelada de fresa, el bocadillo no estaba en el menú, pero en El Carmelo siempre la complacían.

Al convertirse en una clienta habitual, llegaron a incluir su sugerencia en el menú del restaurante, la joven se sorprendió al ver por primera vez su nombre en luces de neón, pues el mismo fue bautizado como sándwich Elena Ruz, y se vendía a un precio de 25 centavos.


La creación gustó a tantos clientes que se hizo famoso, y otros locales de comida en La Habana lo vendían.

Más tarde Elena se casaría, y se mudaría a Matanzas con su esposo y cinco niños, cuando Fidel Castro llega al poder en 1959, la habanera emigró al sur de la Florida, después la familia viajaría a España, y cuando enviudó, ella decidió mudarse con una de sus hijas a Costa Rica.

Actualmente, muchas cafeterías y restaurantes en Miami, capital del exilio cubano, venden este bocadillo. El sándwich Elena Ruz se encuentra en el menú del Versailles, La Carreta, y en del Pinecrest Bakery, entre otros.

Sin embargo, algunos chefs alegan que el sándwich ya no se pide mucho, y las generaciones de cubanos más jóvenes se han olvidado del tradicional bocadillo.

«No tenerlo quitaría el certificado de cubano», dijo Daniel Figueredo sobre la decisión de tenerlo en el menú en su restaurante en la Calle Ocho.

Otros restaurantes en Miami han adaptado la receta original del bocadillo, sustituyen la mermelada de fresa por guayaba, y le agregan tocino o mantequilla, algo que ha incomodado a la familia de la creadora del singular sándwich que mezcla lo dulce y lo salado.

Elena falleció a la edad de 102 años en el 2011, según Antonio «Bobo» Llizo, dueño de segunda generación de la Cafetería Los Bobos en Doral, Florida, con la creación de este peculiar sándwich Valdés-Fauli «se convirtió en un ícono de Cuba».