El atleta cubano Juan Miguel Echevarría ejecutó un increíble salto de 8.83 metros, el más largo en 23 años, para ganar la longitud en la parada de la Liga de Diamante en Estocolmo, sin embargo su registro no podrá ser homologado, porque resultó ilegal por el viento favorable (+2.1) superando ligeramente el límite legal (2.0), información recogida por Efe, y citada por Diario de Cuba.


Los asistentes al viejo estadio olímpico, quedaron impresionados luego del sexto y asombroso último intento del cubano de 19 años, “cuyas rodillas casi tocaron el final del foso en el momento de la recepción”, señala La Vanguardia.

https://twitter.com/Jokin4318/status/1005822585345597442

El campeón mundial en pista cubierta, con una décima menos de viento, se hubiese colocado quinto en la lista de todos los tiempos, que encabeza el norteamericano Mike Powell, con 8.95 en los Mundiales de Tokio (1991).

El salto de Echevarría se produjo con un viento a favor de 2.1 metros por segundo en último intento de la justa; aun así es la novena mejor marca de la historia, sin tener en cuenta el viento.

El sitio oficialista Cubadebate, apunta que el joven atleta opacó al estadounidense Jeff Henderson, y a su principal rival de la temporada, el sudafricano Luvo Manyonga, con saltos respectivos de 8.39 m y 8.25m.