JC Millán, hijo de Juan Carlos Millán, uno de los inicialistas más sobresalientes de la pelota cubana de las últimas décadas, quiere escribir su nombre con letras doradas jugando con los Marlins.


El joven de 22 años ha pasado de una escuela a otra hasta que consiguió lo que quería que lo vieran los Marlins, la franquicia de Miami se dio cuenta del diamante en bruto que otros habían dejado pasar.

El muchacho que ahora ingresó en las Ligas Menores, tiene grandes aspiraciones, y según un reporte de El Nuevo Herald “lleva más que guantes y bates en su equipaje”, en este inicio de temporada.

De su spring training (entrenamiento de primavera), el más grande con los Marlins, Millán dice que ha sido “una experiencia tremenda. He pasado muy buenos días con este grupo y creo que todo esto me ayudará en el futuro”.

Sobre las Ligas Menores y la contribución que tendrán en su carrera, el joven pelotero habla:


“El deseo de seguir aquí, de regresar aquí, la idea de que debo trabajar más fuerte para aspirar a lo que tendrán los que se quedan. Eso me va a impulsar en los próximos meses. Mi sueño siempre ha sido llegar a Grandes Ligas, pero ahora lo siento más fuerte”.

“Ahora más que nunca. Y más con un equipo como este, que le da tantas oportunidades a los jóvenes. Veo a tantos jóvenes que están logrando sus metas y me digo que yo también puedo hacerlo”, dijo refiriéndose a su gran sueño de ingresar a la MLB.

Sobre sus planes inmediatos, JC confesó al diario miamense: “quiero poner en alto el apellido de mi familia y demostrarles a los Marlins que no se han equivocado conmigo”.

Sobre la relación con su padre, Juan Carlos Millán, un bateador poderoso en la década de los 80 y 90 en la Isla, el beisbolista dijo: “él siempre me está apoyando. Mi padre ha sido un motivo de inspiración para no rendirme. No recuerdo mucho de sus tiempos de jugador, pero sé que tuvo que luchar contra muchas cosas para abrirse camino en el béisbol”.

El periodista deportivo Jorge Ebro, dice que Millán Jr. “trae los genes jonroneros de su padre”.

(Con información de El Nuevo Herald)