Estímulo de ayuda del IRS. Foto: Jason Raff / Shutterstock.com

Sin apoyo republicano, la Cámara de Representantes aprobó por un estrecho margen una versión modificada de un paquete de estímulo para aliviar los estragos de la pandemia de Covid-19, informa Telemundo.


El proyecto de rescate de 2.2 billones de dólares, ya había sido aprobado en mayo pasado, a la par continúan las negociaciones con la Casa Blanca. 

Sin embargo, este plan de alivio debe morir en el Senado, donde es casi seguro no pueda pasar.

Según Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana, «la idea de que los republicanos del Senado suban a 2.2 billones es descabellada».

Mientras por su parte, Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, dijo a la prensa que persisten las conversaciones para negociar con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.


De acuerdo a la demócrata, aún llegando a un acuerdo, «nada es definitivo hasta que se logre un acuerdo en todo», precisó.

Simultáneamente quedan en el aire los pagos semanales por desempleo, y los cheques para ayudar a las familias estadounidenses.

En lo que no hay un acuerdo con los republicanos y la Casa Blanca, no podrán haber pagos semanales para ayudar a los desempleados, tampoco las pequeñas empresas y sectores económicos especialmente golpeados como aerolíneas y restaurantes contarán con ayuda extendida.

Otra ronda de pagos directos de 1.200 dólares a la mayoría de los residentes en el país, tampoco será probable por ahora.

Si demócratas y republicanos no llegan a un acuerdo claro antes de las elecciones presidenciales del mes próximo, familias y empresas con dificultades no verán una ayuda significativa hasta 2021.

Las noticias no son nada alentadoras en medio de las últimas estadísticas publicadas ayer, que arrojan 837.000 personas solicitaron beneficios por desempleo la semana pasada. Además de la ola de despidos en aerolíneas como American Airlines y United.